lunes, 21 de mayo de 2018

21 mayo 2018 (2) El Periódico de Catalunya (opinión)

21 mayo 2018


Entrevista Jordi Valls

Jordi Valls: «No siento rabia contra quienes mataron a mi padre»
La banda terrorista ETA asesinó a su padre, el arquitecto Xavier Valls, en 1987 en Hipercor

En 1987, cuando ETA asesinó al arquitecto Xavier Valls en Hipercor, su hijo Jordi Valls (Barcelona, 1981) tenía 6 años. De aquel día solo recuerda una llamada atendida por su madre, Maria Josep Olivé, que acababa de perder a su marido y hacía 15 días también a su madre. Valls habla con calma sobre sus sentimientos, sobre cómo trata la Administración a las víctimas y sobre su madre como inspiración vital.

-¿Cuándo tomó conciencia de lo ocurrido? 
Hasta los 10 o 12 años sabía que algo grave había pasado pero no era consciente. Ahí, con tristeza, comprendí que no tenía padre porque lo habían matado en un atentado terrorista. Desde entonces, palabras como 'Hipercor' o 'Herri Batasuna' siempre me han dado un poco de escalofrío inconsciente.

-Como víctima, ¿qué carencias ha visto en el sistema? 
Sobre todo, el tema de que para la Administración eres un número, un expediente más. Cuando ocurrió el atentado, las víctimas no recibimos el pésame ni del presidente de la Generalitat ni del alcalde de Barcelona. Entonces mi madre, con toda la intención, envió un telegrama a Pujol y Maragall dándoles el pésame y firmando como víctima del terrorismo. La sensación fue de desamparo.

-Sentirse como "un expediente más". Es bestia. 
Es bestia, sí, pero real: no conocen tu realidad como persona. Tras el gesto de mi madre sí recibimos algunos "lo sentimos mucho, nos hemos equivocado". A nivel institucional, el acto que montó el Ayuntamiento de Barcelona para los 30 años de Hipercor, fue el primero en que tuve la sensación de que estaba hecho con un trato de humanidad, poniendo a las personas en el centro y de manera apolítica.

-¿Se ha interesado por conocer los detalles? 
Durante muchos años no es que lo negara, pero no hacía caso a los detalles. Desde hace diez años sí tengo más curiosidad y me he interesado por cómo fue o por los encuentros restaurativos como el de Roberto Manriquew con Rafael Caride. 

-¿Se ha planteado un encuentro así? 
A mí me parece bien que se haga: todo lo que sea 'proceso de paz' es bueno. Yo no tengo necesidad de hacerlo; no lo descarto, pero yo no me he de "reconciliar" con nadie porque no me he peleado con nadie. Ahora, si hubiera un tema de que yo pudiera contribuir, como me siento bien, pues por qué no. Hay otras víctimas que dicen que serían incapaces porque tienen mucha rabia, que no perdonan...lo respeto.

-¿Usted no siente esa rabia contra los terroristas que mataron a su padre? 
Yo esa rabia no la tengo, no la siento así. No quiere decir que perdone o que me sienta como si no pasara nada, pero eso de tener ahí una rabia interna… no.

-¿Se sintió descansado con los comunicados de perdón y disolución de ETA?  Yo me quedé descansado con el cese de la violencia del 2011. Todo lo que viene ahora son pasos hacia la paz. Hay que ser positivos: le hemos pedido a ETA que deje de matar durante 40 años; ahora que lo hace, asumamos que es una victoria de la democracia y no hagamos un discurso de vencedores y vencidos.

-¿Siente que le han pedido perdón? 
Si no ponen nombres y apellidos es difícil digerirlo, pero no comparto nada la opinión de quienes dicen que los comunicados son un insulto para las víctimas.

-¿Qué importancia tuvo su madre desde el 87? 
Muchísima. Mi madre hizo un gran esfuerzo para que mi hermano y yo no viviéramos estigmatizados como víctimas, para que construyéramos una vida con muchas otras cosas aparte de eso. Nunca nos trasladó palabras de venganza o de rabia: siempre actuó con ética y humanismo. Fue para mí un testimonio brutal.

https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/20180520/jordi-valls-no-siento-rabia-contra-quienes-mataron-a-mi-padre-6828313

Opinión:

Solo añadir un comentario... es un honor haber podido colaborar durante los últimos 30 años de mi vida para conseguir que existan adultos (antes jóvenes e incluso niños) que, con el paso del tiempo, muestren tan alto grado de dignidad y de entereza. Es un placer seguir trabajando para y con ellos...


21 mayo 2018 (5) El País

21 mayo 2018 



Francia ha acercado al 30% de sus presos etarras a Euskadi

Desde que el 20 de abril ETA hiciese público el comunicado en el que reconocía el daño causado como paso previo a su disolución formal del 4 de mayo, el goteo de movimientos de sus presos ha continuado. Tres etarras han sido excarcelados en España tras cumplir sus condenas. Otros cinco han cambiado de prisión. Cuatro de ellos, en Francia. Dos, para ser extraditados a Madrid. Los otros dos, acercados a una cárcel próxima a la frontera. El Ejecutivo francés tiene ya el 30% de sus 51 presos etarras cerca de Euskadi, frente al 10% de España.
Tras las últimas excarcelaciones y extradiciones, 294 etarras permanecen en prisión, según las estadísticas del Ministerio del Interior. De ellos, 242 están recluidos en España (214 hombres y 28 mujeres), 51 en Francia (40 hombres y 11 mujeres) y uno en Portugal. Todos ellos repartidos en 61 centros penitenciarios de los tres países. Las diferencias entre los dos primeros países no se limitan, sin embargo, a las cifras totales, sino que también afectan a la distribución. El Ministerio del Interior —que recientemente recabó datos de 40 presos proclives a la reinserción— insiste públicamente en mantener la dispersión. Así, de todos los encarcelados en España, solo nueve figuran en cárceles de País Vasco y Navarra (varios en régimen de semilibertad con pulseras de control telemático).
Otros 15 están en prisiones a menos de 350 kilómetros de ambas comunidades: Logroño (1), Burgos (2), Soria (1), Palencia (1), Zuera (8) y Valladolid (2). En total, 24, lo que representa el 10% del colectivo. En Francia, donde el número de presos de ETA es una quinta parte, este porcentaje se eleva al 30%: de los 51 internos, 16 están recluidos en las dos cárceles más cercanas a la frontera española que dibujan los territorios de País Vasco y Navarra. Son las prisiones de Lannemezan (10 etarras) y Mont-de-Marsan (6). Además, 13 de ellos han sido acercados en los últimos tres meses, después de que a finales de febrero el Gobierno de Emmanuel Macron pusiera en marcha una nueva política penitenciaria que incluye acercar a aquellos etarras a punto de cumplir sus condenas y que no estuvieran reclamados por España.
Los dos últimos acercamientos han sido los de Asier Barrero y Luis Iruretagoiena. El primero, integrante del comando Vizcaya detenido en Francia en 2009, estuvo hasta el 20 de abril en la cárcel de Poissy, a las afueras de París. Ahora ocupa una celda en Mont-de-Marsan. Idéntico destino ha tenido Iruretagoiena. De la prisión de Alençon, al norte del país —donde era el único etarra recluido—, el 17 de mayo fue trasladado al mismo centro, que acoge ya a seis etarras. Iruretagoiena fue detenido en Francia en 2007 y trasladado en 2011 a España para ser juzgado por el intento fallido de atentar en 2001 con un misil contra el entonces presidente José María Aznar. Fue absuelto y fue devuelto a Francia para cumplir la condena allí impuesta. En España, las únicas variaciones este último mes han sido la excarcelación de los presos Iñigo Albisu, Alfonso Sebastián y Sebastián Lasa tras cumplir íntegras sus condenas, y tres movimientos: la extradición a España de Ugaitz Errazkin y Gorka Palacios (ahora en la prisión de Soto del Real) y el traslado de un preso desde la de Valdemoro (Madrid) a Morón (Sevilla).




20 mayo 2018 (4) El País (opinión)

20 mayo 2018



Natalie Griesbeck Presidenta de la Comisión sobre Terrorismo del Europarlamento 
“No podemos poner un policía detrás de cada radical fichado”

A preguntas sobre terrorismo, dice la eurodiputada francesa Natalie Griesbeck (Metz, 1956), no se puede responder sí o no. La cosa es más compleja. Tanto como la gruesa línea que separa un comportamiento poco común y ser candidato al yihadismo. Por eso Griesbeck, del centrista Movimiento Democrático (MoDem), no es muy partidaria de fichar a todo el que se mueva.
Preside la comisión sobre la lucha contra el terrorismo del Parlamento Europeo, nacida el pasado julio con el objetivo de evaluar en poco más de un año cómo Europa puede combatir mejor su mayor amenaza.

¿Los retornados del califato son el mayor reto?
Los combatientes extranjeros son un desafío y una amenaza potencial. No dividiría entre hombres y mujeres. Yo soy una mujer y sé que podemos ser terribles. Sobre los niños que vuelven, depende de la sociedad. Los hay que pueden estar embriagados por las imágenes que han visto o cosas que han hecho. Para en la mayoría de Estados del norte de Europa, si un combatiente vuelve, la sociedad debe tratar de reinsertarle. La lucha real contra el terrorismo es justamente con la prevención, es la forma más fuerte para evitar el acto terrorista. Pero eso es muy complicado, los jóvenes son muy pobres: en los atentados de Madrid, Barcelona y Cambrils, Marsella o Trèbes.

¿Hay suficiente prevención en Europa?
La prevención es detectar un comportamiento singular, algo que se salga de lo ordinario. En Francia, por ejemplo, de las llamadas recibidas, un 30% son descripciones susceptibles de permitir la prevención. En cada Estado hay programas de trabajo en común, entre fiscales, jueces, equipos policiales… Eso existe. Pero tiene que ser una respuesta muy diversificada, que pase por la educación, la lucha contra el desempleo, la vida en sociedad. Y en esto hay un margen de mejora posible; en mi país lo podemos hacer mucho mejor. Y la repercusión de esta prevención es muy grande: con la compañía, la educación, sentirse parte de una sociedad ayuda a estar integrado. Hace falta, además, disociar religión del compromiso con el acto terrorista.

¿Es posible la desradicalización de un joven?
Hay que creer en ello e intentarlo. Hemos escuchado a muchos jóvenes que han dicho estar desradicalizados, pero no podemos asegurar al 100% que vaya a durar en el tiempo, porque frecuentemente son jóvenes radicalizados a los que se les puede haber prometido el paraíso y que se han construido una historia porque no la tienen, parecen perdidos en la sociedad. El terror es así muchas veces.

¿Se puede tener controlados a todos los fichados?
Desde el punto de vista de recursos humanos, en mi país, muy concernido, es imposible. Las fichas S [archivos policiales de radicalizados] pueden ser de personas que simplemente tengan vínculos con alguien; puede ser solo una intención. En Francia son miles [unos 20.000]. Deberíamos reducir las fichas S y ver cuáles son los más peligrosos, vigilarlos y detenerlos si es necesario. Eso es la prevención. Yo quiero una fiscalía europea con competencias sobre terrorismo. Hoy estas están limitadas al fraude, a asuntos financieros... La criminalidad organizada comparte el modelo del terrorismo: tráfico de drogas…

La misma estructura.

Los mismos medios, modelo, financiación. La fiscalía debe responder en términos de prevención, protección y combate de la diversidad de la amenaza. No podemos poner un policía detrás de los miles de fichados, pero podemos perfeccionar el sistema.

Opinión:

Hace pocas fechas asistí a una conferencia sobre lo que se denomina DESradicalización de los jóvenes (y no tan jóvenes) musulmanes. Entre otros datos, se comentó que hay 4.000 personas en toda Europa trabajando en esta cuestión mientras en Francia se cuentan sobre los 30.000 radicalizados... ¿en serio todavía hay que plantearse la necesidad de una fiscalía europea que controle este problema? 

20 mayo 2018 (3) Grabación final programa "Chester"

20 mayo 2018


Fin de la grabación de programa “Chester”

Tras el infortunio del martes pasado, los asistentes hemos podido asistir nuevamente a la grabación del programa junto a Risto Mejide y Andrés Iniesta. En el enorme marco del Museu Marítim de Barcelona se ha terminado la grabación con la asistencia de los afectados por lo ocurrido el martes siendo un honor recibir los agradecimientos del muchos de los allí presentes… junto a las compañeras de la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT) Sara Bosch y Eli Micciola, que han sido invitadas también para, de ser necesario, atender a los presentes que sufrieron las consecuencias del accidente.

Solo decir que la actitud de Risto y Andrés con los afectados ha sido ejemplar y personalmente, agradecerles sus palabras tras la actividad desarrollada el pasado martes, extensiva a los equipos de bomberos, SEM, Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra.


El próximo domingo 10 de junio ¿nos vemos en la emisión de “Chester”?



20 maig 2018 (2) TV3 (link programa)

20 maig 2018 TV3



Preguntes Frequents de TV3


Novament els amics del programa “Preguntes Frequents” han estat a la alçada de les circumstàncies i han convidat al Javier Martínez al programa… La seccio comença al 2:37:00 i la intervenció d’en Javier es al 3:07:20… No us ho perdeu…

20 mayo 2018 Deia

20 mayo 2018 



El embargo de bienes a expresos de ETA alcanza a los referentes de la ‘vía Nanclares’

Joseba Urrusolo y Carmen Gisasola, además de históricos como ‘Txikierdi’, entre los intervenidos por la Guardia Civil

Carmen Gisasola Solozabal y Joseba Urrusolo Sistiaga, dos de los referentes de la vía Nanclares, se encuentran entre los expresos de ETA a los que la Guardia Civil, en colaboración con el Servicio Común de Ejecutorías de la Audiencia Nacional, intervino en diferentes localidades de Hegoalde, e incluso La Rioja, numerosos bienes muebles e inmuebles propiedad de más de medio centenar de personas condenadas por diferentes delitos de terrorismo con deudas de alrededor de ocho millones de euros. Según el oficio de los agentes al que ha tenido acceso DEIA, entre los embargados se hallan igualmente históricos miembros de la banda como Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Txikierdi, así como uno de los líderes de ATA, que incluye a disidentes de la organización armada, como Sendoa Aratz Jurado.
La disolución de ETA hace poco más de dos semanas no ha deparado desde luego el fin de los despliegues policiales y las macrocausas judiciales que tan habituales se han desarrollado en Euskadi en las últimas décadas como réplica a la actividad de ETA y su amenaza. Pero llama la atención que la última operación contra el universo de ETA, aunque sea la intervención de bienes pecuniarios y patrimoniales, afecte incluso a aquellos que apostaron en su día por dar una serie de pasos inequívocos hacia el final de la violencia. Entre los nombres ilustres de la lista de sesenta exreclusos está también el de Antonio Gabiola Goyogana, exmiembro del comando Madrid, alias Tonua o Kaskillos, a quien en septiembre de 2016, en el ongi etorri en su localidad natal de Lekeitio, sentaron en el sillón del alcalde.
Los abogados de buena parte de los expresos tienen además decidido recurrir esta incautación de bienes porque, a su juicio, la operación, tachada desde muchos ámbitos de meramente propagandística, se realizó “sin mandato judicial”, según fuentes próximas a los letrados de los afectados. Para más inri, entre las posesiones intervenidas están los denominados subsidios de desempleo penitenciario, una ayuda fijada en 400 euros mensuales que reciben los exreclusos para disponer de ciertos recursos con vista a su posible reinserción social, apuntan fuentes jurídicas del entorno de los propios expresos de ETA.
Según recoge el oficio de la Guardia Civil, “gestiones realizadas por esta Unidad han permitido detectar que exmiembros de ETA y autores de acciones de violencia callejera consideradas terroristas por la Audiencia Nacional, condenados por sentencia firme al pago de diversas cantidades en concepto de responsabilidad civil, tras su salida de prisión, pudieran ser poseedores de bienes o desarrollarían actividades laborales que podrían ser utilizadas, mediante embargo, para satisfacer dichas deudas”. Y se apoyan en la Ley 29/2001 de Protección integral a las víctimas del terrorismo, eso sí, sin tener en cuenta el nuevo escenario abierto en Euskadi tras la disolución de ETA.
Idoia López Riaño, Enrique Letona o Mercedes Galdós son otros de los históricos integrantes de la banda que aparecen en la relación de la llamada operación Zerga. López Riaño abandonó la cárcel de Zaballa en junio de 2017 tras cumplir todas sus condenas por integrar el sangriento comando Madrid de mediados de los años 80; Mercedes Galdós abandonó la prisión salmantina de Topas en 2005 tras cumplimentar 19 de los 700 años a los que fue condenada por 21 atentados, y es que la componente del comando Nafarroa redimió once años por buen comportamiento. Enrique Letona fue miembro del comando Bizkaia de los años 80 y sumó 311 años de condena por cinco atentados, que totalizaron nueve asesinatos, entre ellos varios guardias civiles y un agente de la Policía española, si bien salió de prisión en 2003 y se acogió a beneficios penitenciarios tras cumplir algo más de quince años. Uno de los vehículos que se requisaron, un Toyota RAV4, es propiedad de Roberto Carlos Vecino Santamaría, condenado por el ataque a un banco de Barakaldo en junio de 2001.

Lista de embargados


Sesenta afectados. Agustín del Hierro, Aimar Hidalgo, Aitor Urtasun, Aketza Gallarza, Alberto Bonilla, Alberto Gómez, Alberto Pío, Aliande Hernáez, Andeka Jurado, Andoni Beroiz, Antonio Gabiola, Aritz Sudupe, Arkaitz Arroyo, Asier Etxenike, Asier Gómez De Salazar, Carmen Gisasola, Carlos Javier Montoya, Clemente Ruiz, David Rojas, Endika Abad, Eneko Ostolazaikaran, Enrique Letona, Eñaut Garmendia, Fernando Díez, Gaizka Gañán, Goar Jiménez, Gorka Betolaza, Ibon Aranalde, Igor Cachorro, Iker Araguas, Iñaki Cañas, Iñigo Murga, Idoia López Riaño, Ismael Arrieta, Jon Duandikoetxea, Jon Etxegarai, Jon Otegi, Joseba Urrusolo, Jon Villanueva, Jorge Uruñuela, José María Sainz, José Miguel Etxeandia, José Ramón Foruria, Josu Ozaita, Juan José Legorburu, Juan Lorenzo Lasa Mitxelena, Juan Pablo Montoya, Luis Alberto Nicolás Usarraga, Luis Goñi, Martín Etxegaray, Mercerdes Galdos, Mikel Jiménez, Mikel Ozaita, Oier Martínez, Oskar Estebariz, Peio Etxeberria, Carlos Vecino, Sendoa Jurado, Txomin Lesende y Urtzi Paul Larrea.

19 mayo 2018 (3) El País (opinión)

19 mayo 2018 



Acercar a presos etarras

La política penitenciaria es una de las herramientas en manos de un Gobierno que cuenta con suficiente capacidad de graduación como para poder abarcar desde la flexibilidad en casos puntuales y la capacidad de reacción por razones humanitarias o estratégicas hasta la máxima rigidez. Durante la democracia, los Gobiernos han desarrollado esas políticas penitenciarias de forma muy variada: Aznar acercó a 135 etarras a prisiones vascas durante la tregua de ETA de 1998-1999.
La dispersión de los presos ha sido después la política en general de todos los Gobiernos, en paralelo al empecinamiento de la banda en continuar con el terrorismo o con su mera existencia sin pedir perdón. En las últimas semanas, sin embargo, de forma previa al anuncio de disolución de ETA, el Gobierno ha contactado con los responsables de algunas prisiones para interesarse por la disposición de 40 de los 242 recluidos en España a aceptar las vías legales que puedan facilitar su reinserción. Se trata de 29 etarras que están ya en segundo grado penitenciario y de 11 con enfermedades graves. El Gobierno lo ha atribuido a una ronda de información rutinaria, pero las fuentes citadas por EL PAÍS niegan ese “carácter rutinario”. El acercamiento de los presos ha sido una constante reivindicación del PNV, partido clave para aprobar los Presupuestos. Una medida de este tipo generaría quizá una reacción adversa por parte de algunas asociaciones de víctimas del terrorismo y de algunos partidos, que lógicamente exigen la colaboración de los etarras en el esclarecimiento de los 379 casos pendientes antes de cualquier actuación de esta naturaleza.

La justicia y las fuerzas de seguridad deben seguir funcionando para esclarecerlos y para que los culpables cumplan la sanción correspondiente, sin olvidar que “las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”, según el artículo 25 de la Constitución. Nada de esto —ni la firmeza de las fuerzas de seguridad, de la justicia, ni del Gobierno— está en contradicción con la posibilidad de aplicar de forma siempre individual la flexibilidad que permite la ley con los detenidos dispuestos a abrazar “medidas de reinserción”, objetivo constitucional de la prisión. El ministro Zoido ha asegurado tras la publicación de EL PAÍS que “no habrá impunidad ni blanqueo de ETA”. Y que la política penitenciaria “será conforme a la ley”. Pero la flexibilidad también está dentro de la ley. El Estado, no olvidemos, ya ha vencido al terrorismo.

Opinión: 

Bueno, ya parece que se abre la veda para hablar de según qué temas que algunos (muy pocos, por cierto) llevamos años explicando... como ejemplo, "aquello" de los terroristas acercados durante la tregua de la banda terrorista ETA en 1999... 
Y no deja de ser extraño que se hable, ahora sí, de "algunas asociaciones" cuando ha sido la norma meter a "LAS" víctimas como colectivo en cualquier noticia fuera de índole política o jurídica. Esta circunstancia me hace pensar en una cuestión que merecería una pequeña investigación periodística: si AHORA se habla de "algunas" asociaciones ¿qué ocurre con víctimas que comparten militancia o adhesión en diferentes entidades al mismo tiempo? ¿las representan las que AHORA están en  la palabra "algunas" o las representan las que no lo están?
Es más ¿hemos sido consultadas "las" víctimas al respecto?