jueves, 22 de junio de 2017

21 juny 2017 (4) Breve relación de fotografías actos, reuniones y entrevistas


21 juny 2017

Resumen de fotografías de algunas de las gestiones realizadas en relación a la conmemoración de los 30 años del atentado en Hipercor en diferentes actos, con administraciones y medios de comunicación

Milagros Rodriguez para informativos de Antena3TV
Nuri Manzanares grabando el programa "El lector de huesos" de ETB
Daniel Alvarez i el Doctor José Antonio Bañuelos grabant per ETB
Marga Labad i Angels Aymar comentant la preparació de l'acte de dissabte 17 de juny
Jordi Morales grabant amb ETB
Enrique Vicente, Nuria Manzanares, Montse Fortuny (abogada) y Sara Bosch (psicóloga) en la entrevista con Interviu
Fotograma de la campaña en recuerdo de las víctimas del Ajuntament de Barcelona en TMB



Enrique Vicente, Nuria Manzanares, Amparo Pinazo i Cristian Valero sortint de la reunio amb l'Ajuntament de Barcelona
Robert Manrique en una de les entrevistes

Gloria Ortega y Robert Manrique
Montserrat Fortuny, Nuria Navarro y Sara Bosch
Adelina Somoza con Nuria Navarro
Joel Manrique, Jordi Morales i Jordi Valls en la entrevista con el diario La Razón
Robert Manrique, Jordi Morales , Xavier Valls i Joel Manrique en la entrevista con la Agencia Colpisa
Alberto Guell, Rafael Guell, Sara Bosch, Xavier Valls i Jordi Morales en Catalunya Radio
Jordi Valls a la placa el día abans de la inauguració

Jordi Morales, Xavi Valls, Joel Manrique i Jordi Valls a Catalunya Radio
Jordi Valls i Robert Manrique grabant programa amb Beteve
Grup de víctimes un cop acabat l'acte de dissabte 17 de juny


Francesc Manzanares agraint la organizatció del Concert de la Symphocat de diumenge 18 de juny

Una de les fotografíes amb tres objectes dipositats per tres dels 20 familiars de les victimes mortals
Grup de familiars de 20 víctimes mortals abans de comenzar l'acte de dissabte 17 de juny
Un dels nombrossos miralls on es reflectien els noms dels 21 assasinats a Hipercor
Salutacions amb representants de la Guàrdia Urbana
Juan Manuel Lopez Tello amb l'alcaldessa de Barcelona
Sara Bosch , Rita Pascual (psicólogues) i Robert Manrique 
Vista parcial dels assistentes al Concert de diumenge 18 de juny organitzat per l'AAVV La Sagrera
Enrique Vicente, Nuria Manzanares i Jordi Morales a Cadena SER Barcelona
Vista parcial dels assistents a l'acte de homenatge a Xavier Valls Bauzá a Santa Coloma de Gramenet

21 juny 2017 (19.06.17) (3) Radio Estel (link entrevista)

21 juny 2017 (19.06.17)



Radio Estel

http://www.radioestel.com/noticia_extendida.php?id=restel&idnot=4663

Robert Manrique: "Encara quedan víctimes d'Hipercor que han de rebre indemnització"

Avui, 19 de juny, fa 30 anys de l'atemptat d'ETA amb cotxe bomba a l'Hipercor de la Meridiana
Avui fa 30 anys de l'atemptat d'ETA amb cotxe bomba a l'Hipercor de la Meridiana. N'hem parlat amb Robert Manrique, víctima de l'atemptat d'Hipercor i expresident de l’Associació Catalana de Víctimes d’organitzacions Terroristes: "Encara quedan víctimes que han de rebre indemnització, 30 anys després. Malauradament hi ha molta feina a fer encara", ha declarat Manrique a la Fórmula Estel.

En una entrevista amb Mercè Raga, Robert Manrique destacava que un atemptat com Hipercor no tornarà a succeir: "La infinita majoria de les víctimes que conec, el que tenim més clar, després de 30 anys, és que no tornarà a haver cap altre Hipercor. ETA no tornarà a fer cap altra animalada com va fer: és un consol de cara la ciutadania, evidenment el dolor i les ferides que van causar als nostres familiars encara està viu".

ETA va posar una bomba el 19 de juny de 1987 en un espai ple de gent que les forces de seguretat no van desallotjar. L'organització terrorista va fer tres trucades per avisar de la col·locació del cotxe bomba, amb temps de sobres per fer un desallotjament, que no es va produir. Les famílies de les 21 víctimes i la majoria dels 45 supervivents parlen d'oblit institucional. Els autors de l’atemptat van ser condemnats per delictes diversos a llargues penes de presó.


21 junio 2017 (20.06.17) (2) Radio Intereconomía (link entrevista)

21 juny 2017 (20.06.17)



Radio Intereconomia


Robert Manrique, víctima del atentado de Hipercor, recuerda cómo lo vivió 30 años después

https://intereconomia.com/audios/el-barometro/roberto-manrique-victima-del-atentado-hipercor-recuerda-lo-vivio-30-anos-despues-20170620-1120/


Un placer volver a trabajar “in person” con Albert Castillón recordando aquellos tiempos en Radio España, Onda Rambla y Punto Radio. Son 28 años de historia, cuando dar la cara por mlas víctimas del terrorismo era poco menos que suicida y solo unas pocas víctimas nos atrevíamos a hacerlo… con la colaboración de amigos como Albert, Oriol Clavell, Gemma Majadas, Angels Pastor, David Mairal, Guillem Cabrera, Josep Maria Cano…


21 junio 2017 Cambio 16

21 junio 2017 


"Las víctimas de ETA no tenemos que entrar en las decisiones políticas"


http://www.cambio16.com/actualidad/las-victimas-de-eta-no-tenemos-que-entrar-en-las-decisiones-politicas/

Habitualmente, Robert Manrique (Barcelona, 1962) trabajaba como carnicero en el Hipercor de Barcelona en el turno de mañana. Sin embargo, aquel 19 de junio de 1987, un compañero le había pedido un cambio y le tocó de tarde. A las 16:12 horas, su vida cambió para siempre. Una bomba le nubló de repente la mirada, envolvió todo de humo y polvo y le convirtió en una víctima más de uno de los atentados más sangriento de ETA, que causó 21 muertos y 45 heridos.
Sufrió quemaduras de tercer grado en manos y brazos, por lo que tuvieron que realizarle varios injertos, y otras de segundo grado en cara y cuero cabelludo. Treinta años después del brutal ataque, Manrique asegura tener un consuelo: “Que al menos ETA ya no va a provocar que nadie pase el dolor por el que he pasado en estas últimas tres décadas”.
Reconoce que “hay un antes y un después” en su vida tras el atentado. Y desde entonces asegura que siendo “combativo” tanto con los propios terroristas como con las instituciones. Lamenta, por ejemplo, que no sea reconocido como víctima el hijo muerto de una de las fallecidas en el ataque que estaba embarazada, o que padres o familiares de otros de los asesinados no logren tampoco ese reconocimiento a pesar de llevar décadas en tratamientos psiquiátricos. “Estas cosas siguen pendientes”, apunta.
También la petición de perdón por parte de ETA. “Es evidente que el dolor está ahí, que las víctimas mortales no van a volver y que los heridos graves tenemos la salud hecha un cristo y no la vamos a recuperar. Pero si los autores pidieran perdón y mostraran arrepentimiento habría gente que recuperaría el consuelo y vería, por fin, cerrada una etapa”.
De los tres responsables del atentado, Josefa Ernaga, Domingo Troitiño y Rafael Caride Simón, solo el último mostró su arrepentimiento. Y lo hizo a través de una carta a principios de 2011 que le hizo llegar al propio Manrique el Ministerio del Interior, solicitándole un encuentro en prisión, como parte del programa de rehabilitación puesto en marcha entonces por distintas administraciones.
La reunión se produjo un año después, a los meses de que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia. “¡Cómo no iba a ir si llevaba toda la vida peleando para que los etarras reconozcan el daño causado!”, exclama. La primera pregunta que le hizo a Caride fue “qué pintaban un gallego [Troitiño], un palentino [el propio Caride] y una navarra [Ernaga] matando a gente de toda España por orden de un vasco que vive en Francia [Santiago Arrospide, Santi Potros]”. Recibió una respuesta de media hora en la que el condenado le explicó que con intención de desarrollar su lucha sindical “tomó una decisión equivocada”. 
En cuanto a la postura crítica que han adoptado otras víctimas de ETA respecto a estos encuentros, Manrique asegura que “no hay que juzgar a nadie porque vaya o no”. Lo que sí tiene claro es que en el proceso de paz abierto en Euskadi, las víctimas deben mantenerse en un segundo plano al menos en lo referido a las decisiones antiterroristas.
“No tenemos nada que hacer a nivel político ni entrar en las decisiones políticas sino controlar quién lo hace bien y quién mal”, apunta. Por eso critica a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, que es también diputada del PP. “Con todo el cariño, se supone que representa a la pluralidad de las víctimas y no digo que su cargo sea ilegal pero me parece extraño e incoherente“. Él, remarca, prefiere ir “por libre”.



20 juny 2017 Diari ARA

20 juny 2017 

La llambregada
Iu Forn

Recordo perfectament el dia de l'atemptat d'Hipercor. I els mesos anteriors i posteriors. Veníem d'una època en què la societat catalana sentia una enorme fascinació per la situació a Euskadi. Les converses entrecompromesos sempre incloïen la frase "Ells sí que tenen collons". Veníem d'unes eleccions europees en què Herri Batasuna havia tret a Catalunya prou vots per omplir mig camp del Barça. Veníem d'una rutina en què les amenaces de bomba eren habituals. Estacions de tren, establiments públics... Se'n rebien a tots els mitjans. Veníem d'una època en blanc i negre en què ja ni era notícia l'enterrament d'un assassinat per ETA. En aquest cas la frase era "Alguna cosa deu haver fet". Sí, perquè quan no hi veus més enllà del nas, justifiques les coses amb els arguments més peregrins. Veníem de tot això i fa 25 anys vam topar amb la realitat. "La culpa d'Hipercor va ser de la policia per no desallotjar", vam dir. En part sí. I una sentència parla de negligència. Però si tu no vols una matança, tu no poses un cotxe bomba carregat amb el màxim de mala folla per fer el màxim de mal possible a l'aparcament d'un supermercat un divendres al migdia.

I recordo els dies posteriors. Sobretot una memorable edició de L'orquestraque van fer Jordi Vendrell i Jaume Lorés a Catalunya Ràdio. En un pim-pam van arrencar la bena als ulls a qui encara es resistia a adonar-se de l'error que arrossegàvem i que, com a societat, no havíem estat a l'altura de les circumstàncies. I la pregunta és òbvia: ¿per què els catalans hauríem de demanar perdó per un terrorisme aliè si Espanya encara no ha demanat perdó pel franquisme i hi ha franquistes ocupant càrrecs públics? Bé, si Espanya vol viure en el franquisme sociològic, és el seu problema. Jo no vull viure en un país on hi hagi persones patint per culpa de la violència ni que algú la justifiqui. I espero no estar sol.

19 junio 2017 (12) Antena3TV (link video entrevista)

19 junio 2017 




Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor: "Con una de las agujas de las curas me inocularon dos virus de la hepatitis"
Roberto Manrique fue víctima del atentado de Hipercor aquel fatídico 19 de junio de 1987. En una entrevista en Espejo Público cuenta cómo vivió la tragedia y cómo ha luchado por ayudar a las víctimas del terrorismo de ETA.

A Roberto Manrique no le tocaba trabajar aquel fatídico 19 de junio de 1987, día del trágico atentado de Hipercor que dejó 21 muertos, pero le había cambiado el turno a un compañero. Es uno de los supervivientes, de los 45 heridos que dejó ese ataque.
En una entrevista en Espejo Público cuenta que la explosión le quemó "la cara, la cabeza, las manos, los brazos y parte de la pierna", pero asegura que "con el paso del tiempo aprendes a vivir con las heridas". Reconoce que lo que perdura son los problemas en el riñón que ha tenido después de que "con una de las agujas de las curas" le contagiaran "dos virus de la hepatitis".
La víctima del atentado relata que lo primero que pensó cuando explotó fue que había reventado una cámara frigorífica, estuvo tres días ingresado en el hospital hasta que fue a la primera operación. Camino al quirófano escuchó que alguien decía: "Cómo pueden poner estos hijos de puta poner una bomba en Hipercor", en ese momento fue cuando se dio cuenta de que había sido víctima de un atentado terrorista.
Roberto Manrique ha compartido una escalofriante anécdota que vivió el día 24 de junio de 2015, día del juicio del atentado anterior al de Hipercor, "el atentado a Joan Fructuoso que era un joven que paseaba por la calle y un furgón dirigido contra la Guardia Civil lo mató a él".
Relata que estando en la cola de la entrada "llegó un grupo de gente hablando en euskera", por lo que se planteó que eran periodistas o " amigos de los terroristas". Manrique detalla que el que estaba justo a su lado, a pesar de que le daba la espalda, no paraba de moverse, de dale "golpecitos y empujoncitos".
"Y cuando me fui a girar para pedirle, con toda la educación del mundo", para pedirle que dejara de molestarle, "me di cuenta de que era Domingo Troitiño, el que había hecho el atentado de Hipercor".Reconoce que en ese momento le entraron ganas de "meterle una hostia", pero se contuvo para que su altercado con los terroristas no fuera la noticia en un día en el que lo importante era el juicio por la muerte de Joan Fructuoso.
Hace cinco años Roberto Manrique se entrevistó con uno de lo terroristas condenados por el atentado,Rafael Caride Simón. "No me pidió perdón porque el decía que era ateo y no creía en el perdón católico, pero sí mostró arrepentimiento", ha reconocido.
¿Las víctimas del terrorismo etarra han sido utilizados con fines políticos, o partidistas?
Roberto Manrique asegura que es "de ese sector de víctimas" de los que, aunque las leyes no les gusten, las acatan y no las protestan. "El año 1995 se hizo un importante cambio en el código penal gracias a las víctimas que nos pateamos España recogiendo firmas", ha asegurado.
En cuanto al traslado de los presos, Manriqua reconocer que "la cárcel donde esté el terrorista nos es indiferente mientras cumpla la condena hasta el último minuto". Ha apuntado que nunca van permitir de que se resten meses de condena.
Finalmente se ha emocionado al pedir un homenaje a los bomberos y a la policía que trabajan en el incendio de Portugal

Opinión:

Nuevamente debo agradecer a los amigos y compañeros de Antena3TV la oportunidad que ofrecen a las víctimas que no nos plegamos a ninguna ideología política concreta con el añadido de que podemos hablar con la tranquilidad que aporta hacerlo en directo.

Como de decía más tarde Antonio Ferreras de La Sexta, es necesario que se conozcan todas las ideas que concuren en el colectivo porque la pluralidad debería ser sagrada. Y, evidentemente, ni puñetero caso a los que hablan en nombre de “las” víctimas del terrorismo sin consultar ni preguntar a nadie antes de hablar.

19 juny 2017 (11) Beteve (link video entrevista)

19 juny 2017 



http://beteve.cat/expert-pais-basc-atemptat-hipercor-cotxes-bomba-eta/

30 anys d’Hipercor: “Hem après a viure amb el passat. Oblidar-ho, impossible”

Robert Manrique i Jordi Valls, víctimes de l’atemptat d’Hipercor, conversen sobre els fets del 1987 després de 30 anys
Coincideixen que, després de tant de temps, els aniversaris de la tragèdia "són positius i en pau, sense violència". Robert Manrique i Jordi Valls són víctimes de l'atemptat del centre comercial Hipercor. L'un era carnisser i la tarda del 19 de juny de l'any 1987 treballava. L'altre, amb sis anys, va viure com l'esclat de la bomba d'ETA s'enduia el seu pare. Passats 30 anys, recorden l'episodi i reflexionen sobre tot allò que l'acte terrorista els ha robat però, també, els ha aportat.


19 junio 2017 (10) EiTB (link programa "El lector de huesos")

19 junio 2017 



Radiografía del caso Hipercor, hoy, en 'El Lector de Huesos'

http://www.eitb.eus/es/television/programas/el-lector-de-huesos/capitulos-completos/

Paco Etxebarria y Dani Álvarez recordarán este trágico atentado y analizarán las consecuencias en el ser humano de las explosiones provocadas por bombas.
Hoy se cumplen 30 años del atentado de Hipercor en Barcelona, el más sangriento de la historia de ETA. Por ello, Paco Etxebarria y Dani Álvarez recordarán en “El lector de huesos” este trágico atentado y analizarán las consecuencias en el ser humano de las explosiones provocadas por bombas.
¿Por qué ETA eligió Hipercor como objetivo? Iñaki Gabilondo contextualizará el atentado con Dani, y dará las claves de por qué supuso un antes y un después en la estrategia criminal de la banda.
Si ETA avisó de la colocación de la bomba ¿por qué no se desalojó el supermercado en el que 21 personas perdieron la vida y otras 45 resultaron heridas? Dani Álvarez rememorará aquella trágica tarde con varias víctimas, como Robert Manrique, carnicero del centro comercial que estaba trabajando en el momento de la explosión; José Manuel Alfonso, al que el atentado sorprendió de compras con su mujer, o Nuria Manzanares, que perdió en la masacre a sus dos hijos, de 9 y 13 años, y a su hermana.
Manuel Carrecedo era el jefe de guardia del Parque de Bomberos de Barcelona el día que explotó la bomba de Hipercor y recuerda como si fuera hoy los momentos de pánico que vivió cuando acudió a auxiliar a las víctimas. El atentado también marcó al cirujano José Antonio Bañuelos, el 'doctor milagro' que junto a su equipo logró salvar más de 30 vidas.
¿Cómo explota una bomba lapa? ¿Qué explosivos son los más potentes? ¿Cuál es el mecanismo de un paquete bomba? ¿Existe alguna posibilidad de sobrevivir a una explosión como la de Hipercor? Paco Etxebarria conoce bien por su experiencia personal los devastadores efectos que las bombas producen en el cuerpo humano y, con ayuda del equipo de artificieros de la Ertzaintza, deflagrará distintos tipos de artefactos, entre ellos uno igual que el que explotó en el supermercado de Barcelona.

Opinión:

Cuando Daniel Alvarez y Javier vara me plantearon colaborar en la producción de este programa he de reconocer que me sorprendieron. Han sido ya casi treinta años de contactos con prensa, han sido miles de entrevistas y cientos de artículos publicados pero lo que me proponían era una absoluta novedad.
Al principio me dio mucho respeto porque no se travata solo d ehablar, de compartir experiencias y sentimientos. Localizar a otras víctimas no me preocupaba porque sabía que podría contar con muchas que entenderían la importancia de la propuesta aunque esta fuera difícil de plantear: rememorar el atentado en Hipercor desde el momento en el que explota el Ford Sierra, repetir la detonación lo más fielmente posible y concretar a nivel médico y forense las lesiones y secuelas… un reto interesante porque hacerlo mostraría la realidad de los daños sufridos y, desgraciadamente, como aquel engendro criminal causó la muerte de 21 inocentes.
Convocar a varias víctimas para explicar las secuelas que aun tenemos no fue difícil, de hecho algunas se quedaron sin poder participar. Contactar con el responsable del equipo médico para que explicara toda la atención prestada fue sencillo porque guardo una excelente relación personal con el Doctor José Antonio Bañuelos y su señora (ahora es cuando me pongo de pie en señal de respeto al recordarles).
Grabando con el equipo de “El lector de huesos” he podido constatar el infinito respeto que tiene por las víctimas del terrorismoy el ¡nmenso interés que todos mostraron para no hacer ni decir nada que pudiera ser morboso o incluso violento. La verdad es que el programa es duro y contiene imágenes que pueden hacer daño a ciertas personas (víctimas o no) pero considero que visionarlo aporta un punto de vista que a muchas personas les aclarará dudas y preguntas.
Y, de paso, también servirá para ir desenmascarando a los que dicen ser víctimas de cualquier atentado, porque el sufrimiento se lleva dentro y si realmente no se ha vivido, al final quedará al descubierto.
Reitero que el programa es duro pero, personalmente, creo que es imprescindible verlo para comprender muchas cosas que son difíciles de explicar.


19 junio 2017 (9) Beteve (link video)

19 juny 2017 



http://beteve.cat/expert-pais-basc-atemptat-hipercor-cotxes-bomba-eta/


“Encara queden molts expedients d’Hipercor pendents de solució”

Robert Manrique, expresident de l'Associació Catalana de Víctimes d'Organitzacions Terroristes, afirma que "les institucions han tingut una manca de cura amb les víctimes". En una entrevista al programa 'bàsics', ha dit que "molta gent s'ha omplert la boca parlant de les víctimes i de l'ajuda que suposadament els han donat, però malauradament encara hi ha expedients pendents de solució".
Manrique s'ha referit a la petició de perdó que l’Alcaldessa, Ada Colau,i el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, han fet aquest dilluns en l’acte d’homenatge a les víctimes quan fa 30 anys de l'atemptat d'ETA. Ha dit que és la primera vegada que es fa de forma pública, tot i que ha explicat que el consistori ho havia fet anteriorment en privat.

Tot i això, creu que "el perdó no hauria de tenir res a veure amb la legalitat". "Un matrimoni a qui li han matat els dos fills, el que ha d'esperar és que la llei sigui comprensiva, sensible i solidària" i no "si et demanen perdó o no" ha afegit. Per això, considera que "hi ha moltes víctimes que el que volen és que els solucionin els problemes". "Que avui vingui el ministre de l'Interior quan el seu antecessor va denegar un ajut per buscar aquestes víctimes fa tres anys em sembla trist" ha dit.

19 junio 2017 (8) Radio Internacional (link entrevista)

19 junio 2017 






Una alegría volver arecibir la llamada del amigo y compañero Victor Blanco para responder a las preguntas que, con la libertad que ofrece Radio Internacional, puedan ir presentando. Es importante que las opiniones que no coinciden con las voces que se autopresentan como "oficiales" puedan tener cabida y ser escuchadas en España pero también en otros países extranjeros de habla castellana.

Supongo que el hecho de poder contar con su colaboración es el resultado de casi 30 años dedicado a la asistencia aotras víctimas del terrorismo y de la credibilidad que ello conlleva.


miércoles, 21 de junio de 2017

19 juny 2017 (7) Mossos d'Esquadra

19 juny 2017

"Vam veure el fum que sortia de l’Hipercor i vam saber que alguna cosa grossa passava, érem els primers en arribar..."

http://mossos.gencat.cat/ca/detalls/Noticia/noticia_hipercor

L'acció terrorista que va deixar 21 morts i 45 ferits al centre comercial va sorprendre un comboi dels Mossos d'Esquadra que anava cap a la Costa Brava

Ara fa 30 anys dels fets i recordar-los els entristeix el rostre, recorden el silenci dens i significatiu que els va acompanyar un cop es va acabar tot, incapaços d'explicar-se el que havien vist en aquell atemptat fatídic, el més tràgic que ha viscut mai la ciutat de Barcelona.
Era el 19 de juny de 1987, "sortíem un grup d’uns 60 mossos cap a la Costa Brava, on havíem de donar suport a la policia local de cada població durant el període d'estiu" recorda l’intendent Xavier Creus, i afegeix que "l'inspector Antoni Gallardo i jo érem al capdavant del dispositiu. En aquell moment el cos de Mossos d’Esquadra no tenia competències territorials, ens posàvem a disposició dels ajuntaments de cada població, els agents sortíem tots de Barcelona en comboi i distribuíem en les poblacions des de Begur fins a Cadaqués".
Aquella tarda el comboi de furgonetes, vehicles policials i motocicletes va aturar-se a 500 metres d’Hipercor. "Eren les quatre tocades" explica l’inspector Gallardo, "i hi havia molta retenció. Jo anava en el primer vehicle i vaig veure una columna de fum, recordo també un soroll molt fort i vaig trucar a la sala de coordinació per si sabien alguna cosa del que podia estar passant. Em van dir: s'ha rebut una amenaça de bomba a l’Hipercor... aleshores vaig saber que l'amenaça s'havia acomplert”. A partir d’aquí tot va canviar. “Tots els agents vam baixar dels vehicles, érem els primers en arribar i calia reaccionar amb rapidesa, en aquell moment no ens imaginàvem la dimensió de la tragèdia que acabava de succeir”, recorda l'inspector Gallardo.

El primer que van fer, explica el sots-inspector Lluís Martínez, "va ser acordonar tota la zona, els vidres estaven trencats i la gent sortia esfereïda de la primera planta de l'edifici, els ajudàvem a sortir, hi havia fum per tot arreu i la gent estava desorientada. Jo em trobava prop d'una porta que accedia al pàrquing, la fumarada que en sortia era impressionant, era del tot impossible accedir-hi. Vam haver d’esperar l'arribada dels bombers, van ser ells qui van entrar a la zona de l'aparcament i, aleshores vam veure la cara més negra de '’atemptat, els cossos i els ferits no paraven de sortir per aquella porta. La Creu Roja també havia arribat al lloc però hi havia tants ferits que els pujàvem a les nostres furgonetes per portar-los a l'hospital".
Els tres coincideixen en recordar la sensació d’impotència que van sentir en aquell moment i la força que van destinar per ajudar les persones que havien quedat atrapades. L'inspector Gallardo recorda que la seva dona estava embarassada de set mesos. "Em va dir que aniria amb la seva mare a comprar a l'Hipercor aquella mateixa tarda, jo era allà mirant la gent com sortia, buscant entre les cares, no hi havia manera de posar-me en contacte amb ella, en aquella època no hi havia telèfons mòbils. Afortunadament va canviar d’opinió i no va sortir".
Amb l'arribada dels agents del Cos Nacional de Policia “nosaltres vam decidir desallotjar dues torres que hi havia al costat del centre comercial per prevenció, ja que vam sospesar la possibilitat de que esclatés una altra bomba”, recorda.  "Vam treballar colze a colze amb el Cos Nacional de Policia, la Guàrdia Urbana, els Bombers i la Creu Roja durant moltes hores i, finalment, quan la situació va estar més controlada, vam reprendre el nostre camí".
Era de nit, expliquen, "vam col·locar tot el material que havíem tret de les furgonetes, vam pujar-hi i vam marxar en silenci, amb el cor encongit per tot allò que acabàvem de viure. Cap a al nostre destí per continuar treballant per la nostra gent”.





19 juny 2017 (6) Beteve (link audio)

19 juny 2017 



L’atemptat d’Hipercor, consolidació de la campanya d’ETA amb cotxes bomba


El vehicle explosiu de Barcelona va marcar un període en què l’organització terrorista va buscar la “socialització del patiment”
L'atemptat d'Hipercor va fer virar el que fins aleshores havia estat l'activitat d'ETA. L'atac del 19 de juny del 1987 va marcar la consolidació dels atemptats amb cotxe bomba. Fins llavors, n'hi havia hagut en total una dotzena, i a partir d'aquell moment en van perpetrar entre set i 10 cada any. Antoni Batista, periodista i doctor en ciències de la comunicació, considera que aquella acció va fer canviar també la resposta política i policial contra el terrorisme.
Batista ha recordat en una entrevista a 'El matí de Barcelona', de betevé 91.0 fm, les circumstàncies en què es va produir l'atemptat: l'objectiu d'amenaçar de la banda, els tres avisos a la policia des d'una hora abans de l'explosió, la incredulitat de les forces de seguretat -van donar per fet que es tractava d'una falsa alarma-, i finalment "el desastre, el crim, la massacre". Per Batista, l'atemptat d'Hipercor va marcar el punt d'inflexió en un canvi de "modus operandi" a la banda i va donar lloc a una vuitantena d'atemptats amb cotxe bomba durant els anys següents, que es van saldar amb un total de 140 morts, la majoria agents de la Guàrdia Civil i la Policia Nacional.
"És molt bèstia dir que només vols amenaçar", diu Batista. Des que es va produir l'atemptat no han faltat veus properes a l'organització que han qualificat l'atemptat com un error greu. El mateix Antoni Batista va entrevistar la dona de Santi Potros, a qui es va considerar l'instigador de l'atemptat, i va titular l'article amb les paraules 'Error, error i error', en referència al que li havia respost l'entrevistada. Batista ha recordat que l'atemptat d'Hipercor va desencadenar canvis significatius en la resposta política contra el terrorisme. La més important va ser la signatura de l'anomenat pacte d'Ajuria Enea, el gener del 1988, entre l'aleshores lehendakari José Antonio Ardanza (PNB) i la resta de forces polítiques basques, per aïllar l'esquerra abertzale i treballar conjuntament en l'erradicació del terrorisme.

El testimoni dels primers minuts

Xavier Jubierre era fotoperiodista al diari Avui aquell 19 de juny del 87. Una de les tres trucades que es van fer en nom d'ETA per alertar del cotxe bomba a Hipercor va ser a la redacció del diari, i Jubierre va sortir cap a la Meridiana sense esperar més instruccions. La bomba va esclatar just abans que ell hi arribés: "Quan vaig arribar-hi encara no hi havia el cordó de seguretat. Tot just estaven venint els bombers i la policia. Encara no se sabia què havia passat. Quan vaig veure que sortia una gran columna de fum per la rampa del supermercat, vaig adonar-me que allà havia passat una cosa molt grossa".
El fotògraf recorda que van haver de passar unes quantes hores fins que es va anar coneixent la informació i la magnitud del que havia passat: "Mentre treballes, et fiques del tot en el que fas i no tens cap moment per aturar-te i pensar què està passant. Però després, quan vaig arribar a casa aquell vespre, la meva dona em va dir que un familiar nostre era a l'Hipercor just una hora abans. I em vaig adonar de la salvatjada: algú havia decidit que anar a un súper a les 3 o a les 4 de la tarda era la diferència entre estar viu o estar mort".
Jubierre reflexiona també sobre el tractament periodístic que es va donar a la notícia: "Aquests dies, rememorant l'atemptat, he recuperat imatges, i he vist que les que vam publicar en aquell moment eren les típiques en què es veia el cartell d'Hipercor i el fum i algun bomber, i només alguna víctima en una imatge molt petita. I en aquells temps no es tenien els miraments que es tenen ara. Però recordo que a l'Avui vam tractar l'atemptat amb força pulcritud".

"Allò va ser molt bèstia. ETA havia fet atemptats a Catalunya, però no d'aquesta magnitud. Fins i tot en aquella època hi havia alguna gent nacionalista que, d'alguna manera, mirava amb bons ulls el que anomenaven la causa basca. Però aquell atemptat va provocar un canvi molt important en la societat. A partir d'aquell moment hi va haver un rebuig absolut a ETA i als atemptats", conclou Jubierre.

19 juny 2017 (5) Catalunya Radio (link audio)

19 juny 2017 






Aquest dilluns 19 de juny es conmemora el pitjos atac comés per ETA en la seva història, una cicatriz a Barcelona que fa 30 anys va matar 21 persones i en va ferir mig centenar més. L’independentisme basc va prometre que un día, quan la situació es normalitzés, dipositaria una corona de flors a Hipercor en recor de les víctimes. ETA ha dit adeu a les armes però, 30 anys després d’aquell atac indiscriminat l’esquerra abertzale encara no está preparada per fer realitat aquesta promesa.

Opinió:

Aquesta promesa de l’esquerra abertzale que comenta l’amic Daniel Gómez… algun día succeirá, estic segur… i moltes víctimes treballarem perque així sigui… i d'altres haurán de expliacr les extranyes raons que els porten a no voler colaborar en aquest fet, malgrat conèixer gent que ha estat capaç de donar la ma a l'assasi de 24 persones...
Hi han coses que no es poden amagar malgrat s’intenti fer-ho aprofitant el dolor aliuè i alguns recolzaments polítics que tambè, agun dia, haurán de explicar qué han fet realment per LAS víctimes del terrorisme i no pas per unes poques amb extranyes colaboracions personals.




19 junio 2017 (4) Interviu (opinión)

19 junio 2017 




30 años de la mayor matanza de ETA, medio centenar de afectados sin indemnización atención del Estado

Las víctimas abandonadas de Hipercor

El 19 de junio de 1987 veintiuna personas fueron asesinadas en el centro comercial Hipercor en Barcelona. Una docena de afectados de la mayor matanza perpetrada por ETA, entre ellos, padres y madres de niños fallecidos, no son reconocidos como víctimas del terrorismo por el Ministerio de Interior. Otros 33 se quedaron sin cobrar la indemnización por responsabilidad civil del Estado. Estos damnificados se quejan del olvido institucional.

El renombre de la legislación española de reconocimiento y protección a las víctimas del terrorismo se desploma, como un castillo de naipes, ante unos padres que perdieron a sus hijos en la mayor matanza perpetrada por ETA y no tienen la consideración oficial de víctimas del terrorismo porque no se encontraban en el lugar y en el momento del atentado. Nuria Manzanares, de 66 años, y su esposo, Enrique Vicente, de 68, ambos barceloneses, siguen sin poder contener las lágrimas cuando rememoran el fatal día en el que un comando de ETA, formado por Rafael Caride Simón, Mercedes Ernaga y Domingo Troitiño, hizo explosionar un Ford Sierra cargado con 30 kilos de amonal en la primera planta del aparcamiento del centro comercial Hipercor, situado en la avenida Meridiana de Barcelona. Veintiuna personas fallecieron abrasadas o asfixiadas, y otras 45 resultaron heridas.

Viernes, 19 de junio de 1987. Mercedes Manzanares, de 33 años, hermana de Nuria, había llevado a Hipercor a sus sobrinos, Jordi, de 9 años, y Silvia, de 13, para comprar un bañador a la niña, que se iba de viaje de fin de curso. El niño se apuntó a los planes a última hora. “Yo estaba trabajando en mi peluquería y mi marido, en su taller, como electricista. Le dije a Jordi que no fuera, pero insistió –, recuerda Nuria Manzanares–. Después de las compras, mi hermana les iba a llevar a una fiesta en el colegio. Les acababan de dar la vacaciones de verano”. Ya en el parquin, a las cuatro y doce minutos de la tarde, a punto de abandonar el centro comercial, la explosión les alcanzó de lleno. El Ford Sierra de los etarras iba cargado con un artefacto explosivo que pesaba 200 kilos. Además de amonal, la bomba contenía 100 litros de gasolina y una cantidad indeterminada de escamas de jabón y de pegamento adhesivo; todo ello introducido en bidones de plástico en el maletero del vehículo, según detalla la sentencia.

Condenas perpetuas

El atentado de Hipercor fue la primera acción que ETA perpetraba contra la población civil. La mayoría de las víctimas fueron mujeres que realizaban la compra en ese momento. Es la mayor matanza de la banda terrorista, de la que se cumplen ahora 30 años. Dos de los responsables, Mercedes Ernaga y Domingo Troitiño, salieron de la cárcel hace cuatro años. Los otros dos, Rafael Caride Simón –hoy, arrepentido– y Santiago Arróspide, alías Santi Potros –entonces jefe de la banda–, recobrarán la libertad en uno o dos años a lo sumo. Cada uno de los terroristas fueron condenados a casi 800 años de prisión.

Las otras condenas, las de las familias que perdieron a sus seres queridos en la matanza, son perpetuas. Nuria Manzanares y Enrique Vicente soportan la suya gracias a una especie de milagro. Nuria se enteró de que estaba embarazada mientras lloraba la muerte de sus hijos. “Enric, nuestro hijo, ha sido nuestro soporte. Sin él, nos hubiéramos vuelto locos por tanto dolor”, dice Enrique Vicente.

Él tuvo que buscar entre los muertos a sus hijos y a su cuñada, un periplo que aún le arranca el llanto: “En el hospital Vall d´Hebron no estaban. En el Clínic, encontré a Mercedes primero. Luego vi a Jordi y por último, el cuerpo de Silvia”.

Nuria y Enrique se sienten víctimas abandonadas por las administraciones. “En ningún momento, durante estos años, nadie de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, del Ministerio de Interior, nos ha llamado para saber cómo estábamos ni nos han ofrecido ayuda psicológica ni de ningún tipo. Se les llena la boca con la atención a las víctimas y es pura patraña”, se queja Nuria. La pareja percibió la indemnización marcada en la sentencia de 1989 por la pérdida de sus hijos: 25 millones de pesetas (150.000 euros) por cada una de las muertes. Sin embargo, no tienen la consideración de víctimas del terrorismo porque ellos no estuvieron en Hipercor el 19 de junio de 1987.

“Esto quiere decir que el Estado no reconoce que sus secuelas psicológicas sean derivadas del dolor por la pérdida de sus hijos en un atentado terrorista –explica Montserrat Fortuny, abogada del matrimonio Vicente Manzanares y de otras víctimas de Hipercor y del terrorismo en Cataluña–. Por tanto, no les concede la pensión extraordinaria del 200 por cien de su pensión de jubilación. La Administración no ve relación entre su patología de estrés postraumático y el atentado terrorista”. Nuria y Enrique en la actualidad tienen reconocida una pensión ordinaria por enfermedad común. “Otros diez familiares de Hipercor reclamaron en la misma línea y perdieron”, desvela Fortuny.

El peor fuego

Borrón y cuenta nueva. Esta ha sido la filosofía de Andreu Clarella durante sus 35 años como bombero de Barcelona para poder realizar su trabajo con eficacia. “Si me hubiera involucrado con las víctimas no hubiera podido trabajar. Los sentimientos son una carga para una profesión como la mía”, dice a Interviú este catalán jubilado, de 63 años, que participó en la extinción del incendio y en el rescate de víctimas del atentado de Hipercor.

Su relato frío arroja luz a uno de los episodios más dramáticos que sufrió la ciudad de Barcelona. “Recibimos el aviso de que había un incendio en el parquin del centro comercial. Al llegar, vi a una mujer que salía por su propio pie con un peinado muy raro. Luego me di cuenta de que tenía el pelo carbonizado”, cuenta Andreu Clarella.

Al poco de llegar su dotación a Hipercor, se les comunicó que se trataba de un atentado. “Tardamos 35 minutos en apagar el fuego. Fue muy complicado porque la explo - sión había destrozado los rociado - res de agua que había justo encima del coche explosionado”, relata el exbombero.

Una vez extinguido el fuego, Clarella y sus compañeros iniciaron la búsqueda de heridos. “Pero solo quedaban muertos. Vi a mi compañero Jaume Gallemí, ya fallecido, con dos niños en los brazos; y me pidió que entrara a por la madre, que esta ba en el coche. Fue cuando comprendí la magnitud de la masacre que se había producido”. Quince personas fallecieron en el centro comercial y otras seis en el hospital. Los 21 se encontraban en el aparcamiento cuando estalló la bomba.

Aviso de bomba

Antes de que el coche de los etarras estallara en mil pedazos, Domingo Troitiño realizó tres llamadas avisando de la colocación de una bomba en Hipercor: al diario Avui, a la dirección del centro comercial y a la Guàrdia Urbana de Barcelona. Pero no indicó el lugar exacto y además mintió sobre la hora en la que tendría lugar la explosión. La búsqueda por parte del personal de seguridad de Hipercor resultó infructuosa y el aviso se tomó como un falsa amenaza de bomba.

Un grupo de 13 heridos y familiares de fallecidos comprendió que el Estado tenía responsabilidad por no haber sido diligente en el desalojo de los clientes de Hipercor; y planteó una demanda por responsabilidad civil, que ganó en 1998. El Tribunal Supremo condenó al Estado al pago de un total de 106 millones de pesetas (638.500 euros) para esos demandantes.

Sin embargo, 33 de las víctimas de Hipercor se quedaron sin su indemnización por haber presentado la demanda fuera de plazo. Entre ellos, Enrique Vicente y Nuria Manzanares. También Marga Labad, que perdió en el atentado a su madre, Luisa Ramírez Calanda, de 49 años. “Es muy doloroso comprobar cómo el Estado racanea de esta forma a los hijos y a los padres de unas víctimas inocentes que lo único que hacian era comprar en un supermercado. Es repugnante”, clama Marga, que tenía 25 años cuando su madre fue asesinada.

“Peor que los etarras”

A esta catalana tampoco le han reconocido secuelas psicológicas por la pérdida de su madre. “Es desgarrador conocer casos de personas que se hicieron un rasguño en  Hipercor, o en otro atentado, y tienen la consideración de víctima del te - rrorismo, con todos los derechos que eso implica –ayudas para el estudio, pensión extraordinaria, por ejemplo– , mientras que los hijos de los asesinados estamos en el peor de los abandonos” , explica Marga Labad, indignada, y añade: “Es indecente que yo esté peor que los etarras que mataron a mi madre. Ellos han te - nido en la cárcel de todo: estudios, atención sanitaria y psicológica... Exijo una reinserción social para las víctimas”.

Labad se refiere a la inexistencia de una bolsa de empleo para víctimas del terrorismo y de ayuda psicológica gratuita. “En Cataluña nos tienen abandonadas a las víctimas del terrorismo. Tengo numerosas patologías derivadas del sufrimiento por la muerte de mi madre pero nadie me ayuda”, clama esta vecina de Tarragona.

La mayor parte de los heridos del atentado de Hipercor sufrieron quemaduras de consideración, similares a las producidas por el napalm –o gasolina gelatinosa–, en la guerra de Vietnam, por ejemplo. La explosión en la primera planta del aparcamiento provocó un tremendo socavón en el techo por el que se disparó una enorme bola defuego que arrasó el supermercado, justo en la planta de arriba. Clientes y dependientes fueron presas de las llamas y de los gases tóxicos.

El cirujano Pablo Gómez Morell (Zaragoza, 1956), médico del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Vall d´Hebron de Barcelona, fue uno de los médicos que atendió a los heridos de Hipercor. A las órdenes del prestigioso doctor José Antonio Bañuelos, la unidad de Quemados del Vall d´Hebron comenzó a operar al día siguiente del atentado a los heridos con más posibilidades de sobrevivir. “Yo trabajaba entonces en el Hospital de San Rafael, pero me ofrecí para echar una mano al Vall d´Hebron –rememora Gómez Morell–. Se montaron dos quirófanos simultáneos y operamos ese sábado y el domingo a los pequeños y medianos quemados”.

A los grandes quemados, primero se les retiró toda la piel abrasada. “Había que ver su evolución. Afortunadamente, en aquella intervención del Vall d´Hebron hubo un índice de supervivencia superior al esperado según el diagnóstico de los pacientes. Tres de ellos sobrevivieron pese a que todo apuntaba a lo contrario”, explica Pablo Gómez Morell, que fue jefe de la Unidad de Quemados del Vall d´Hebron entre 1996 y 2006.

Aquella experiencia médica fue plasmada en un estudio, en 1990, publicado en la revista Burns, la más prestigiosa del mundo en esa materia. “En la tragedia del incendio del camping de Los Alfaques (Tarragona, 1978) vino un sueco al hospital como observador de la Organización Mundial de la Salud y después él publicó un estudio –relata Gómez Morell–. Tras el atentado de Hipercor, decidimos que teníamos que ser nosotros los que contáramos la experiencia”. De los 37 heridos atendidos en el hospital barcelonés, seis murieron; el resto tardó un máximo de 174 días en recuperarse.

Muchos heridos llegaron al Vall d´Hebron en taxis y coches particulares. Roberto Manrique, de 55 años, fue uno de ellos. “Compartí el taxi con otra víctima, Asunción Espinosa. El taxista se llama Francisco Torres y mantengo el contacto con él”, cuenta Manrique, que en el momento del atentado trabajaba en la carnicería de Hipercor.

Diez libritos de lomo estaba despachando Manrique a Agustina Cabanillas cuando la bola de fuego les alcanzó. Ambos resultaron heridos de gravedad. Manrique fue operado cuatro días después. Tras 174 días, recibió el alta médica, “quedándole graves secuelas, consistentes en cicatrices hipertróficas en ambos miembros superiores, con necesidad de reconstrucción cutánea”, consta en la sentencia. “Tuve que llevar una máscara facial especial para quemaduras durante mucho tiempo. Alguna vez se me olvidó quitármela al entrar en comercios y di algún susto”, cuenta sonriendo Roberto Manrique.

Este catalán, responsable del extinto Servicio de Información y Orientación para Víctimas del Terrorismo de la Generalitat, es una especie de ángel de la guarda para la mayoría de los afectados en Cataluña, a los que ha asesorado durante tres décadas.

Buscar en la guía

Roberto Manrique emprendió la ardua tarea de localizar a todas las víctimas que aparecían en la sentencia de 1989, cuando se celebró el juicio contra Mercedes Ernaga y Domingo Troitiño. En 2003 se juzgó a Caride y Santi Potros. “A las víctimas nadie las avisó para asistir al juicio. Por lo tanto, supuse que la administración tampoco las buscaría para notificarles la sentencia y así poder cobrar su indemnización. Así que me puse a buscarlas, tirando de las páginas amarillas. De los 45 heridos, solo me faltaron tres”, explica Manrique.

Como delegado de la Asociación Víctimas del Terrorismo en Cataluña, Manrique contó con la colaboración de la psicóloga Sara Bosch; ambos se encargaron del programa Fénix, de identificación de todas las víctimas, “para ver qué necesitaban”, dice Bosch. La psicóloga explica que, además del estrés postraumático –“que puede aparecer pasados años desde el atentado”–, muchos afectados padecen una victimización secundaria “que surge debido al maltrato institucional. Las víctimas perciben la dejadez de la Administración. Además, tener que pelear por el dinero les hace sentir mal”.

Opinión:

Poder explicar en un semanario como Interviú la realidad de la situación de muchas víctimas del terrorismo anónimas es aprovechar el momento para demostrar quien se preocupa realmente de buscar soluciones a los problemas de muchas víctimas del terrorismo mientras otros se dedican a aprovecharse del trabajo ajeno y a intentar trepar en la escalera de ciertos partidos políticos que, dicho sea de paso, se dedican a hablar de LAS víctimas del terrorismo como se realmente se preocuparan de ellas.
El reportaje de Interviú muestra claramente quien está trabajando y dedicando muchísimas horas al cabo del día altruistamente por muchas víctimas del terrorismo que, pese a tener su nombre y apellidos en los listados de algunas entidades, hace años que no reciben ni una sola llamada preguntando por su situación.
Eso sí, al estar en esa relación de nombres siempre habrá quien se crea que hacen algo por ellas….
Por otra parte, tener la oportunidad de hacer público el reconocimiento a esos profesionales que dedican sus conocimientos y su tiempo a ayudar a muchas víctimas del terrorismo me llena de satisfacción.

Cuánta gente, cuántas asociaciones y cuántos vividores deberían aprender de los que aparecen en este reportaje… tanto a nivel de víctimas como a nivel de profesionales que por delante de opciones políticas o de ideologías personales ponen el interés en ayudar al colectivo de víctimas del terrorismo.
Por otro lado, a algunos siempre les queda montar una historia de "vamos a conseguir lo imposible" intentando cobrar a una víctima 2.000 euros por una simple fotocopia, una fotocopia de una sentencia que siempre llevo en mi cartera de documentos.
En cuanto al tema del estudio sobre las víctimas de Hipercor, agradecer al doctor (y amigo) Pablo Gómez el regalo que me hizo: la entrega del documento original que presentó para la mejor revista mundial sobre la investigación quemados, la revista Burns. En mi casa tiene un sitio de honor... la importancia de ese estudio y del regalo del mismo solo la podrá apreciar alguien que haya pasado por lo que tantas víctimas del atentado pasamos hace 30 años.